Y sí, hay que volver al trabajo: cómo afrontar los últimos días de vacaciones y lidiar con el "síndrome postvacacional"

¿Sabías que el síndrome postvacacional puede durar hasta 15 días tras el regreso del periodo estival?

Image description
Cuando uno está estresado es indispensable eliminar el alcohol y el tabaco, dormir bien y descansar.

La vuelta de las vacaciones puede provocar sentimientos negativos en algunas personas afectando a su estado de ánimo y a su bienestar emocional.

Se trata de un fenómeno conocido comúnmente como síndrome postvacacional y puede ir acompañado por cambios comportamentales y emocionales como cansancio, desmotivación, ansiedad, alteraciones del estado de ánimo, falta de concentración, descenso del rendimiento, sudoración y, en definitiva, malestar general.

En este sentido, según un estudio realizado por la Sociedad Española de Medicina y Familia Comunitaria (semFYC), el síndrome postvacacional afecta especialmente a personas jóvenes, menores de 45 años, y suele durar entre 10 y 15 días. En caso de no desaparecer los síntomas transcurrido ese tiempo, se debe valorar la visita a un especialista.

Ante a esta situación, los expertos de Sanitas han elaborado un listado con una serie de claves para hacer frente a los últimos días de vacaciones antes de la vuelta al trabajo:

  • Desconectar en profundidad: el descanso está absolutamente conectado con el bienestar emocional, físico y psíquico. Por lo tanto, para que esta inactividad temporal funcione es de vital importancia desconectar realmente, y eso pasa por no atender llamadas laborales o no leer el correo electrónico del trabajo, entre otras acciones.
  • Pensar en positivo: reflexionar sobre lo positivo que aporta el trabajo, así como valorar la satisfacción y realización personal es beneficioso de cara a afrontar la rutina. En caso contrario, es aconsejable analizar la situación y plantearse un cambio.
  • Recuperar el ritmo de sueño: unos días antes de la vuelta de las vacaciones resulta de gran ayuda ir retomando los horarios de manera gradual para que el cambio no sea tan radical.
  • Ponerse al día de lo que ha ocurrido: es aconsejable agendar una reunión con los compañeros al comenzar el nuevo curso para estar al tanto de lo que ha sucedido durante las semanas de ausencia. Esto ayudará a retomar el contacto y conocer las obligaciones más urgentes.
  • Actualizar el correo y establecer prioridades: la acumulación de correos tras el periodo estival es muy común. Es conveniente leerlos con tranquilidad, ordenarlos por orden de importancia y gestionarlos de manera adecuada para evitar estados de ansiedad o agobio.

Asimismo, es recomendable hacer ejercicio y volver a la dieta habitual para recuperar actividad. Durante las vacaciones es común que se produzcan desajustes en los hábitos alimentarios y deportivos. Por lo tanto, retomarlos ayudará a recuperar energía, vitalidad y mejorar el estado de ánimo.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios:

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.