¿Cómo se evalúa la responsabilidad social y ambiental de las empresas?

(Carlos Ballesteros, Universidad Pontificia Comillas y Beatriz Delfa Rodríguez, Universidad Pontificia Comillas) Se acerca el final del ejercicio económico y muchas empresas andan pensando, a menudo con dolor de cabeza, en cómo redactar el obligado EINF (Estado De Información No Financiera) y qué pueden incluir en él (y cómo). La ley española establece por ejemplo que las empresas (o grupos de ellas) que tengan más de 250 personas trabajadoras y que durante dos años consecutivos hayan tenido más de 20 millones de euros de activos o una cifra de negocios neta mayor de 40 millones de euros, deben informar a la sociedad de su impacto social y ambiental, es decir su “desempeño ASG” (Ambiental, Social y de Gobernanza).

Image description

Esto es: deben informar de qué medidas han implementado en cuestiones medioambientales, sociales, condiciones laborales del personal, respeto de los derechos humanos en su cadena de valor, la lucha contra la corrupción y el soborno, etcétera.

El tema no es baladí. Las empresas son actores muy importantes en el mercado y sus actuaciones crean (o destruyen) valor. Económico por supuesto, pero también social y medioambiental. Con sus procesos productivos; su política de fijación de precios y salarial; su modo y estilo de relación con clientes, personas empleadas y proveedores, etcétera, pueden hacer daño, evitarlo, beneficiar a alguno de sus grupos de interés o contribuir a la solución de algún reto social. Y ahora, por imperativo legal, deben, de manera rigurosa y transparente, rendir cuentas a la sociedad de su impacto socialy ambiental.

Una manera más estandarizada y transparente de medir el impacto social y ambiental

¿Difiere mucho, entonces, este Estado de Información No Financiera de la memoria voluntaria en cuestiones de responsabilidad social y ambiental corporativa? La respuesta sencilla y contundente es sí.

Sí, en primer lugar, porque ahora es obligatorio frente a la voluntariedad anterior.

Sí, en segundo lugar, porque el EINF tiene unos contenidos más o menos estandarizados y regulados para el impacto social, a través de las llamadas normas ESRS (Estándares Europeos en el Reporte de la Sostenibilidad) aprobadas en agosto de 2023 y que entran en vigor el 1 de enero de 2024 para algunas empresas (las grandes empresas, los bancos y las empresas de seguros) y sucesivamente para otras (1 de enero de 2025 para grandes empresas que actualmente no están sujetas a la directiva; 1 de enero de 2026 para las pequeñas o medianas entidades -PYME- cotizadas).

Sí, porque el EINF hace referencia al núcleo de las actividades de la empresa y no a cualquier actividad de apoyo social.

Y, por último, sí porque el impacto social y ambiental necesita una verificación obligatoria por parte de un tercero. En este sentido, es un proceso paralelo al de la información financiera (contable) que también sigue unos criterios y normas estandarizados, que se refiere a la actividad principal de la empresa y que en muchos casos necesita de una auditoría firmada. Estos estándares europeos en el reporte de la sostenibilidad, por cierto, vienen de alguna manera a sustituir o, al menos, a complementar, otros estándares voluntarios que, hasta ahora, venían operando en el mercado (GRI, Pacto mundial etc.).

Información pública de impacto social y ambiental

La cuestión estriba entonces en cómo evidenciar, con datos medibles y verificables, que las empresas no hacen daño o en su caso contribuyen a la mejora ambiental y social. En este sentido, los estándares europeos en responsabilidad social y ambiental como marco vinculante para la presentación de estos informes proporcionan de manera pública información relevante sobre los impactos, riesgos y oportunidades basados en métricas de acuerdo con dos estándares transversales, cinco enfocados en medio ambiente, otros cuatro en temas sociales y uno en gobernanza.

Así, más allá de los dos estándares transversales, los ambientales hacen referencia a cómo la empresa evita el daño o contribuye a solucionar el cambio climático; la contaminación; el cuidado de los recursos hídricos y marinos; la biodiversidad y el uso eficaz de los recursos con criterios de circularidad.

Respecto a los estándares sobre impacto social, éstos hablan de las condiciones de trabajo, tanto de la fuerza propia como de las empresas partícipes en la cadena de valor; de la influencia de las actividades de la empresa en las comunidades en las que opera; de los consumidores y clientes.

El estándar de gobernanza se refiere a los criterios de buena conducta empresarial. Todo ello encaminado a dar una información veraz, transparente y rigurosa que evite el llamado blanqueo ecológico (greenwashing o impactwashing): publicitar sin demostrar dicho impacto social o medioambiental.

Un valor añadido

Medir y reportar el impacto social y medioambiental debería ser percibido como un valor añadido por parte de las empresas, como una herramienta de gestión dentro de sus procesos y no como una mera obligación de reporte. Cumplir correcta y rigurosamente el desempeño socioambiental de las empresas permite, entre otras cosas:

  1. Otorgar “licencia para operar”, ya que legitima las actuaciones de las empresas en estas cuestiones, desde el dato y la evidencia.

  2. Mejorar la relación con los grupos de interés, ya que implica necesariamente un análisis de materialidad (o de doble materialidad) que permite identificar los puntos de coincidencia entre lo que plantean los stakeholders como prioridad y los objetivos estratégicos de la empresa.

  3. Proporcionar transparencia y confianza, ayudando a la rendición de cuentas y mejorando la transparencia y la reputación de la empresa.

  4. Ser una palanca para atraer talento y financiación.

  5. Fomentar la cultura de mejora continua en materia de sostenibilidad.

  6. Identificar y gestionar mejor los riesgos y las oportunidades.

  7. Si se hace en base a unos estándares como los ESRS, informar de manera consistente y comparable.

En busca de un estándar para la responsabilidad social y ambiental

En un informe que hemos elaborado recientemente, afirmamos que estamos en una fase demasiado temprana para adherirnos a una única metodología estandarizada de la medición del impacto social, de entre la amplia panoplia de ellas que existen: SROI, IMP, Stanford Impact Compass, LBG, IRIS+.

Una aproximación bastante aceptada en el entorno empresarial español es la propuesta de cálculo de la huella social que hace la Fundación Seres

También se están generalizando propuestas de evidencia del valor social generado por las empresas a través de la llamada contabilidad social. En este sentido, la metodología Impact Weighed Accounts desarrollada en Harvard o la del cálculo del Valor Social Integrado se muestran como las más potentes y adecuadas. Es el momento de probar e identificar aquella metodología que más se adapta a nuestras necesidades, y optar por herramientas personalizadas que reflejen de la manera más fiel el impacto al que estamos contribuyendo, sin perder de vista el objetivo de estandarización y lenguaje común.

Sea cual sea la forma que se elija para hacerlo, lo cierto es que medir y evidenciar el impacto social y medioambiental de las empresas ha venido para quedarse y, más pronto que tarde, se equipararán las dimensiones financieras, sociales y medioambientales.


Este artículo forma parte de una colaboración con Becas Santander, una iniciativa global que ofrece becas, programas y contenidos gratuitos para adultos de cualquier edad. Más información en https://www.becas-santander.com.


Carlos Ballesteros, Profesor. Director de la Consultoria Social Empresarial ICADE, Universidad Pontificia Comillas y Beatriz Delfa Rodríguez, Profesora investigadora, Universidad Pontificia Comillas

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Tu opinión enriquece este artículo:

El Real Madrid recupera el título de marca de club de fútbol más valiosa y fuerte del mundo (con un valor de 1.700 millones de euros)

La marca de club de fútbol Real Madrid se vuelve a posicionar líder en el ranking Football 50 2024 de Brand Finance, consultora independiente líder en valor de marca. El ranking anual valora las marcas de clubes de fútbol más valiosas y fuertes del mundo. Con ello, Real Madrid ya no es solo la marca de club de fútbol más fuerte, título que ya poseía en 2023, sino además la más valiosa del mundo. FC Barcelona consigue el tercer puesto con un valor de EUR1.500 millones.

El sector náutico catalán cuenta con 500 empresas que generan un volumen de facturación de 1.028 millones de euros (y 4.000 puestos de trabajo)

La cadena de valor del sector náutico de Catalunya factura de forma agregada 1.028M€ y emplea a casi 4.000 personas entre las más de 500 empresas identificadas. Son las conclusiones de la primera fase del estudio de mejora de la competitividad del sector náutico, que forma parte del proyecto de descarbonización de embarcaciones de recreo. Éste es uno de los proyectos de legado que impulsa la Fundación Barcelona Capital Náutica, junto con ACCIÓ -la agencia para la competitividad de la empresa de la Generalitat- y Barcelona Activa -Ayuntamiento de Barcelona, ​​en el marco de la Copa América y que tiene por objetivo mejorar la competitividad de la cadena de valor del sector náutico de recreo aprovechando el reto de la descarbonización.

FC Barcelona presenta su nueva camiseta para la temporada 2024/2025 (de la mano de Ronaldinho)

El equipo español señaló que el diseño de esta nueva camiseta está inspirado en su primer uniforme, que data de 1899 y fue recuperado en 1999 con ocasión del centenario del club. Los precios de la camiseta varían desde los 99,99 € (versión aficionado sin nombre ni dorsal, pero con el parche de LaLiga), hasta los 184,99 € de la versión Dri-Fit ADV con nombre, dorsal y el parche de la Champions League.

Telefónica, Indra y TRC prestarán servicios de ciberseguridad a entidades locales por 59 millones de euros

El Ministerio para la Transformación Digital y de la Función Pública ha adjudicado a la unión temporal de empresas (UTE) conformada por Telefónica, Indra y TRC Informática un contrato público valorado en 59,1 millones de euros para la implantación de un centro de operaciones de ciberseguridad para entidades locales único y centralizado, según recoge Europa Press del portal de contratación del Estado.

El 90% de los españoles recurre a fórmulas de ahorro (y solo un tercio puede ahorrar mensualmente)

¿Pueden los españoles ahorrar en medio de la subida de precios? ¿Qué estrategias utilizan para llegar a fin de mes? ¿Qué productos compran solo cuando están en oferta? El Estudio sobre hábitos de ahorro de los españoles de Chollometro revela que el 95,5% de los españoles busca fórmulas de ahorro para manejar sus finanzas. La investigación de la plataforma de ofertas y descuentos líder en nuestro país refleja cómo el contexto actual influye en el día a día de los españoles y cuáles son las técnicas que utilizan para ahorrar. La comparación de precios antes de comprar (73%) es la fórmula más empleada, seguida de comprar productos de marca blanca o marcas baratas (54%), el uso de plataformas de chollos para encontrar mejores ofertas y descuentos (38%) y la compra por suscripción (12%).

El Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela humaniza y digitaliza sus Urgencias para una mejor experiencia asistencial (salas de parto humanizadas, entre otras cosas)

El Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela ha completado una reforma integral de su Servicio de Urgencias, con el objetivo de mejorar la capacidad asistencial, modernizar sus infraestructuras, humanizar el espacio e incorporar el mejor equipamiento tecnológico para seguir ofreciendo a los pacientes una atención de excelencia.

Famosos se unen a Toyota para celebrar la excelencia del deporte del motor en el Festival de la Velocidad de Goodwood

Toyota ha demostrado su amplitud de las tecnologías que desarrolla en su estrategia multitecnológica para ayudar a alcanzar un futuro neutro en carbono en el Goodwood Festival de velocidad, la celebración anual del automovilismo que tiene lugar durante cuatro días en los terrenos de la histórica Goodwood House, en Sussex (Inglaterra), que concluyó el 14 de julio. 

Catalonia Hotels & Resorts compra dos establecimientos en Málaga y Barcelona (175 habitaciones en total)

Catalonia Hotels & Resorts ha alcanzado un acuerdo con Hotel Investment Partners (HIP), uno de los mayores propietarios de hoteles vacacionales del sur de Europa perteneciente a los fondos gestionados por Blackstone y GIC, para la compra de estos dos activos. Incluye un hotel de cuatro estrellas en Málaga, el primero de la cadena en esta ciudad, y otro de tres en el centro de Barcelona. Con esta operación, Catalonia confirma su interés por consolidar su presencia en destinos estratégicos a nivel nacional.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.