La enseñanza: una de las profesiones más nobles

(Santiago Iñiguez de Onzoño, IE University) Hay dos profesores de ficción que despiertan la admiración y el afecto de la mayoría de los cinéfilos. Uno es el profesor John Keating, interpretado por un espléndido Robin Williams, protagonista de la película El club de los poetas muertos, dirigida por Peter Weir y estrenada en 1995.

Image description

Keating encarna valores y principios que sirven de base a su filosofía docente. Anima a sus alumnos a pensar por sí mismos y a desafiar el statu quo, a defender sus creencias y a abrazar su individualidad. Les inspira a liberarse de las expectativas sociales y a perseguir sus pasiones y sueños. Les inculca el amor por las humanidades, la literatura y la poesía, y promueve el pensamiento crítico y la curiosidad intelectual. De hecho, Keating cree en el poder transformador de la educación y lo persigue, como hacen los buenos educadores. Por desgracia, esta historia no acaba bien: se enfrenta, y pierde, ante la rigidez de las convenciones.

Diversidad e inspiración

Otra inspiradora educadora de ficción es Katherine Watson, interpretada por Julia Roberts en la película La sonrisa de Mona Lisa (2003), dirigida por Mike Newell.

En 1953, Watson es la nueva profesora de Historia en el prestigioso Wellesley College. Es una intelectual progresista y feminista que desafía los roles tradicionales de género y anima a sus alumnas a pensar más allá de las normas sociales.

En sus clases, fomenta el sentido de la creatividad y la expresión artística, valora la diversidad de pensamiento y procedencia, e inspira a sus estudiantes a que aprendan sobre diferentes culturas y amplíen sus horizontes. Les reta a desarrollar sus propias ideas y opiniones en lugar de limitarse a aceptar los papeles tradicionales prescritos para las mujeres.

Escena de la película La sonrisa de Mona Lisa (2003). Fuente: Binge Society, YouTube.

Décadas después, todavía se necesitan muchas Watson en el mundo de la educación que puedan inspirar a las estudiantes en, por ejemplo, el campo de la gestión, las CTIM o la filosofía.

Fuente de inspiración

Los profesores tenemos la apasionante tarea de animar a nuestros alumnos a desarrollar todo su potencial, cualquiera que sea. Es similar a lo que Miguel Ángel creía de su trabajo: que, como escultor, liberaba las formas que ya estaban dentro de la piedra. Nuestro trabajo puede interpretarse de forma similar: ayudamos a liberar las capacidades de los alumnos. Por eso asocio estrechamente la enseñanza con la tutoría.

Muchos guardamos gratos recuerdos de aquellos profesores que, echando la vista atrás, vemos cómo influyeron en nuestra personalidad, inspiraron nuestra forma de entender el mundo y nos transmitieron ideas que nos ayudaron a desarrollar nuestras virtudes cívicas personales. Esos fueron nuestros auténticos mentores. Yo mismo guardo vivos recuerdos de mis profesores de Literatura y Filosofía del colegio, de algunos profesores de la universidad y de mis tutores de doctorado.

Esos recuerdos suelen ir acompañados de su imagen sonriente. A primera vista, esa sonrisa puede no ser más que una anécdota agradable, pero sonreír mientras se enseña es una buena práctica y, además, el uso del humor es un ingrediente excelente en la educación.

Enseñar y aprender

Los profesores aprendemos de nuestros alumnos. A veces tanto o más que ellos de nosotros. El aprendizaje inverso es una faceta inestimable y muy agradable de la enseñanza. De hecho, los que trabajamos en la enseñanza podemos decir que vivimos dos veces: vivimos nuestra propia vida y vivimos los sueños de los alumnos a los que hemos conocido, y a los que esperamos haber ayudado con nuestra orientación y enseñanzas.

A veces se siente muy pronto la llamada al mundo académico, como me ocurrió a mí. Me siento enormemente afortunado por haber podido dedicar mi vida a la enseñanza. Es una vocación con la que me identifiqué siendo aún muy joven, cuando impartía clases a mis inflexibles hermanos pequeños.

En cualquier caso, la enseñanza implica una disposición y, con frecuencia, una pasión tanto por el desarrollo como por la transmisión del conocimiento. Ambas facetas, la generación y la difusión de ideas, son valiosas por sí mismas e inevitablemente interdependientes. De hecho, tanto la investigación como la docencia son consustanciales a la carrera académica y cuando me encuentro con un académico que desprecia o abandona cualquiera de las dos, siento que estoy ante un académico tambaleante.

La enseñanza y la interacción con los estudiantes brindan una oportunidad única de poner a prueba la validez de los conocimientos. Esto me queda patente en mis cursos anuales de estrategia empresarial, que imparto a alumnos del Global MBA. En lo que respecta a la educación en gestión, he descubierto que la interacción con los estudiantes (algunos de ellos directivos con más de 10 años de experiencia) es especialmente importante, ya que su comportamiento y sus experiencias son el objeto real de la investigación en gestión. ¿Existe realmente otra forma de desarrollar la investigación empresarial que no sea tratando directamente con los principales interesados en las empresas?

La emoción de enseñar

Si la investigación y la docencia son dos actividades esenciales y satisfactorias de la carrera académica, ¿por qué los doctorados en programas de gestión de la mayoría de las escuelas de negocios se centran principalmente –si no exclusivamente– en el desarrollo de habilidades de investigación? De hecho, la reducción de los programas de doctorado a la formación de habilidades investigadoras es un un asunto cuestionado en diferentes informes a lo largo de los últimos años.

Porque, aunque parezca obvio, merece ser subrayado: la tarea más dignificante y gratificante que podemos realizar los educadores es trabajar con los estudiantes dentro del proceso de aprendizaje, especialmente a través de la docencia en clase.

La enseñanza de la gestión requiere un tipo especial de académico, un profesional capaz de combinar muchas facetas diferentes: desde una sólida formación investigadora hasta una actuación eficaz en clase y el trato con altos directivos. Las escuelas de negocios no sólo necesitan gurús, sabios que originan nuevos pensamientos, sino también kangurus, académicos capaces de saltar de sus tareas de investigación a la docencia, y de ahí a la consultoría o a dar una entrevista a algún medio. Los kangurus no nacen, se preparan para serlo. Normalmente se requiere una amplia trayectoria profesional para explotar las sinergias necesarias entre esas actividades diferentes, aparentemente contradictorias pero en realidad entrelazadas.

No quiero decir que para el ejercicio profesional de la academia no sean necesarias otras actividades académicas (investigación, divulgación). Pero la acción física, mental y emocional de la enseñanza es fundamental. Por eso resulta sorprendente que a veces los académicos pierdan de vista la enseñanza.

Educar y conocer

La educación deriva del término latino educare, que significa preocuparse por nuestros alumnos, conocer sus necesidades, sus inquietudes, sus aspiraciones y su entorno. A veces pensamos que los mejores profesores son oradores estelares y carismáticos. La realidad es que los profesores más influyentes son los que se preocupan por sus alumnos y les ayudan en su proceso de transformación en mejores profesionales, buenos ciudadanos e individuos íntegros. Para ello es necesario, claro está, que el profesor tenga una sólida preparación en su propio campo y maneje las destrezas docentes básicas, incluida la comunicación eficaz.

Hay muchas formas de aprender. Frente a las fórmulas educativas tradicionales, uniformes y estandarizadas, la ventaja de las tecnologías –incluida la IA– es que facilitan tanto la personalización del aprendizaje como el acceso a una cantidad casi infinita de conocimientos e información.

Uno de los principales retos para los educadores y sus instituciones es, precisamente, dicha personalización: cómo adaptarlo a cada alumno y a sus necesidades para ayudarle en su desarrollo según sus talentos específicos. La tecnología es una bendición para los profesores y no una amenaza. Y la mayoría de los que han utilizado la tecnología en el proceso de aprendizaje se dan cuenta de sus muchas ventajas.

Evaluar el progreso de los alumnos es parte esencial de la enseñanza. El análisis de datos –mediante las nuevas e innovadoras herramientas tecnológicas disponibles– ha demostrado ser extremadamente útil en este sentido. No obstante, la medición de los resultados de la educación no puede reducirse a una lista de indicadores de aprendizaje. La educación es una actividad continua y permanente difícilmente cuantificable y comparable.

Humanidades y ciencias

Creo que el conocimiento de las humanidades consolida el resto de las disciplinas académicas y que todos los profesores, independientemente de su orientación docente e investigadora, harían bien en inculcar a sus alumnos el gusto por la historia, la literatura y el arte.

Desde la fundación de las primeras universidades las humanidades han sido la base para la práctica de las virtudes cívicas (las acciones en pos del beneficio público). También han servido para ampliar el conocimiento del mundo y el respeto a los otros.

Enseñar es, esencialmente, tutelar a nuestros alumnos y fomentar el desarrollo de todo su potencial. Mi cita favorita, atribuida sin certezas al poeta irlandés William Butler Yeats, es:

“La educación no es llenar un cubo, sino encender un fuego”.


Una versión de este artículo fue publicada originalmente en inglés en LinkedIn.

Santiago Iñiguez de Onzoño, Presidente IE University, IE University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Tu opinión enriquece este artículo:

Sano orgullo versus falsa modestia (¿es conveniente tener un perfil permanente en las redes sociales?)

(Santiago Iñiguez de Onzoño, IE University) Una parte significativa de la identidad de muchos profesionales se refleja en su actividad en las redes sociales. Se comparten fotos, opiniones, artículos, comentarios y adhesiones a las contribuciones de otros. Esto ha llevado a muchos reclutadores a examinar la presencia digital de los candidatos que aplican a puestos de trabajo en sus empresas.

El 72% de la población española ya paga sin contacto (y más del 60% considera que el dinero en efectivo es el medio de pago menos sostenible)

Los medios de pago digitales continúan su expansión y lo hacen consolidando nuevas fórmulas de pago en un entorno de crecimiento que se mantiene, aunque con ciertas restricciones, desde su despegue en 2020 y, dentro del cual, la percepción por la sostenibilidad aumenta. Aunque la mayoría de los usuarios aún no identifican con claridad las implicaciones que tiene la elección de uno u otro medio de pago, más del 60% de la población bancarizada (el 61,8%) ya asocia el dinero en efectivo como el medio con mayor impacto medioambiental, muy por encima del resto de alternativas electrónicas.

Arroz Dacsa presenta ‘excusas’, una parodia dedicada a quienes nunca reconocen sus peores paellas

Se presentó la nueva campaña publicitaria de la marca valenciana Arroz Dacsa, creada por la agencia Kids y producida por Jakiens, que esta vez lleva por título ‘Excusas’. Tras el éxito de su última campaña ‘El Veredicto’, la marca nos presenta una sátira sobre todas esas personas que nunca reconocen sus errores a la hora de cocinar una paella valenciana, con un mensaje final que invita a seguir practicando para perfeccionar la técnica. La campaña mantiene el código cinematográfico de las anteriores propuestas, y este año destaca especialmente por el trabajo de maquillaje y dirección de arte, con una estética inspirada en las películas y series distópicas de humor surrealista.

 

Heineken España impulsa la digitalización de la hostelería (con soluciones que reducen un 30% el consumo energético)

En concreto, la cervecera, que cuenta con 125.000 clientes hosteleros, más de la mitad de los bares y restaurantes que hay en España, ha presentado los avances tecnológicos para sistemas de frío en el marco de la Horeca Professional Expo (HIP), el mayor encuentro del sector de la hostelería en España, donde ha mostrado el avance de Eazle, una de las 10 mayores plataformas de 'ecommerce' del mundo, que ya cuenta con más de 20.200 clientes activos haciendo pedidos cada semana y este año aspira a llegar a los 30.000 y convertirse en la mayor de España dedicada a la venta de bebidas.

Inditex perfora sus máximos históricos y sitúa su capitalización en 127.000 millones de euros

Inditex, el gigante textil de mayor peso en el selectivo español Ibex 35, ha cerrado este miércoles en la Bolsa con una subida del 1,77%, a 40,81 euros la acción, un nuevo máximo histórico que le ha permitido situar su capitalización bursátil en un récord de 127.000 millones de euros a escasas tres semanas -el próximo 13 de marzo- de presentar sus cuentas del ejercicio 2023.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.