La salud mental en el trabajo: cómo alcanzar el bienestar en el entorno laboral

(Elena Quevedo, Universidad de Deusto y Fernando Díez Ruiz, Universidad de Deusto) ¿Conoce a Benjamina? Benjamina tenía unos 10 años aproximadamente cuando murió, en Atapuerca (Burgos), hace 530 000 años. Tenía craneosinostosis, una enfermedad rara que afecta a menos de seis personas por cada 200 000 habitantes en la población actual. Y hoy sabemos que para sobrevivir tuvo que ser cuidada, y tener además unos cuidados especiales: ya hace 530 000 años que los seres humanos nos cuidamos unos a otros.

Image description

El cuidado hacia las personas se nutre de esa parte altruista y generosa que los seres humanos desplegamos en las relaciones que tenemos; sobre todo, en las más cercanas. De hecho, estas relaciones en el plano profesional juegan un papel fundamental en la promoción de la salud mental en el trabajo.

Los cuidados para la salud mental en el trabajo

En el mundo empresarial, a menudo vivimos muy lejos de la generosidad, de la mirada apreciativa hacia los demás y hacia nosotros mismos.

Tenemos un sistema de amenaza muy activo, que no dirige nuestros actos hacia los cuidados propios y comunes. Nuestro sistema de amenaza no se activa únicamente cuando existe una amenaza real (por ejemplo, cuando a alguien se le despide de la empresa), sino que se activa con el pensamiento de que algo así puede ocurrir.

La neurociencia nos señala que el 70 % del tiempo la mente está divagando de forma involuntaria, es decir, no tenemos el control de los pensamientos, y estos nos pueden meter en bucles, que nos empujan a aumentar los niveles de estrés y a empeorar nuestra salud mental en el trabajo. Y como tenemos un sesgo de preferencia atencional hacia lo negativo, que es activado por los mecanismos de supervivencia sin que nos demos cuenta, estos pensamientos no controlados suelen también tender a lo negativo.

Tenemos otro sistema de regulación emocional, el de logro, con el que nos enfocamos hacia la consecución de objetivos. En el sistema de logro generamos dopamina (neurotransmisor del placer) que resulta adictiva; por eso queremos cada vez más, nos enganchamos a conseguir, a que nos den un “me gusta”, a la sensación que produce en nuestro cuerpo. La trampa se da cuando conseguir se transforma en una obsesión; entonces dejamos de segregar dopamina, porque se convierte en una amenaza, y el cortisol (hormona del estrés) entra en juego en nuestro cuerpo.

Las palancas del bienestar

El sistema de calma, que es el que produce oxitocina, nos ayuda a regularnos, a tener la sensación de satisfacción, a pensar con perspectiva, a activar el autocuidado. Cuando aumentamos el sistema de calma en nuestro organismo, disminuye el de amenaza; no pueden darse los dos a la vez. Y por lo tanto, activamos la posibilidad de cuidarnos y cuidar a los demás.

Cada vez que nos encontremos ante un conflicto que afecte a nuestra salud mental en el trabajo o en el plano personal, o un bucle de pensamiento del que no podemos salir, podemos activar el sistema de calma. Lo conseguimos, entre otros mecanismos, si:

  1. Paramos. Detenemos el sesgo de nuestro pensamiento y cambiamos de foco nuestra atención. La dinámica diaria en la sociedad occidental hace que vayamos en piloto automático, que hagamos las cosas por costumbre… Si nos quedamos pensando enganchados en pensamientos, por ejemplo, pensando todas las tareas que quedan por hacer, no vivimos en el momento presente, no dormimos bien quizás y podemos entrar en bucles de rumiación, pensando en lo mismo, que hacen que tengamos una sensación de insatisfacción, ansiedad e incluso pérdida de sentido. Darnos permiso para parar, respirar conscientemente y sentir y diseñar qué dirección quiero coger en el día y con qué sentido. Dirigir nuestros pensamientos hacia cuestiones que nos fortalezcan y nos hagan bien.

  2. Respiramos tres veces de forma profunda, cambiando la postura corporal.

  3. Observamos cómo nos sentimos, qué está ocurriendo en el cuerpo.

  4. Aceptamos que nos sentimos como nos sentimos y lo “respiramos”.

  5. Conversamos con nosotros mismos con amabilidad; podemos hablarnos como le hablaríamos a nuestro mejor amigo.

  6. Ponemos atención e intención y actuamos. Podemos poner intención a una cosa de nuestro día. ¿Qué queremos que ocurra hoy? ¿Cómo queremos estar?

  7. Pedimos lo que necesitemos, no tenemos por qué hacerlo solos.

  8. Buscamos estar con personas con las que tenemos la sensación de confianza y seguridad.

  9. El contacto físico, por ejemplo, los abrazos son una manera extraordinaria de entrar en el sistema de calma, aumentando la oxitocina en el cuerpo.

  10. Hacemos del agradecimiento una forma de estar en la empresa para garantizar nuestra salud mental en el trabajo.

El porqué de la labor diaria

Si logramos parar, podemos encontrar el propósito que nos lleva al sentido de trabajar donde trabajamos, al para qué. Los japoneses lo llaman ikigai. Es un término que alude a la razón de ser, la razón que hace que tengamos un horizonte que dé sentido a cada día. El sentido en el ámbito laboral no viene dado, lo tenemos que construir.

Se dan cuatro ingredientes fundamentales para construir el ikigai:

  1. El sentido de pertenencia a la empresa, al proyecto y saberse cuidado.

  2. Tratarse y tratar a los demás de forma amable.

  3. Ser agradecido.

  4. Vivir con cierta calma.

El papel de la empresa en la salud mental

Las empresas no son responsables del bienestar de sus equipos y su salud mental, pero sí de articular mecanismos para que cada uno pueda aumentar los niveles de autocuidado propios y comunes, de los equipos a los que pertenece.

Hoy, retener el talento en las organizaciones pasa por habilitar espacios para el cuidado y bienestar, con el objetivo de garantizar la salud mental en el trabajo y no mirar hacia otro lado. Si queremos avanzar como sociedad debemos comprender que somos interdependientes y vivimos en una cultura de humanidad que compartimos y construimos juntos. Encontrar el sentido en el quehacer diario es vital.

Como decía el Dalai Lama:

“Casi todas las cosas buenas nacen de una actitud de aprecio por los demás”.

Algo que ya en Atapuerca lo tenían claro hace 530 000 años, como lo demuestra el cuidado de Benjamina.


Este artículo forma parte de una colaboración con Becas Santander, una iniciativa global que ofrece becas, programas y contenidos gratuitos para adultos de cualquier edad. Más información en https://www.becas-santander.com.


Elena Quevedo, Lecturer & Researcher. Faculty of Psychology and Education. Educational Innovation Unit (Responsible Teacher Training), Universidad de Deusto y Fernando Díez Ruiz, Associate professor, Universidad de Deusto

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Tu opinión enriquece este artículo:

Sano orgullo versus falsa modestia (¿es conveniente tener un perfil permanente en las redes sociales?)

(Santiago Iñiguez de Onzoño, IE University) Una parte significativa de la identidad de muchos profesionales se refleja en su actividad en las redes sociales. Se comparten fotos, opiniones, artículos, comentarios y adhesiones a las contribuciones de otros. Esto ha llevado a muchos reclutadores a examinar la presencia digital de los candidatos que aplican a puestos de trabajo en sus empresas.

El 72% de la población española ya paga sin contacto (y más del 60% considera que el dinero en efectivo es el medio de pago menos sostenible)

Los medios de pago digitales continúan su expansión y lo hacen consolidando nuevas fórmulas de pago en un entorno de crecimiento que se mantiene, aunque con ciertas restricciones, desde su despegue en 2020 y, dentro del cual, la percepción por la sostenibilidad aumenta. Aunque la mayoría de los usuarios aún no identifican con claridad las implicaciones que tiene la elección de uno u otro medio de pago, más del 60% de la población bancarizada (el 61,8%) ya asocia el dinero en efectivo como el medio con mayor impacto medioambiental, muy por encima del resto de alternativas electrónicas.

Arroz Dacsa presenta ‘excusas’, una parodia dedicada a quienes nunca reconocen sus peores paellas

Se presentó la nueva campaña publicitaria de la marca valenciana Arroz Dacsa, creada por la agencia Kids y producida por Jakiens, que esta vez lleva por título ‘Excusas’. Tras el éxito de su última campaña ‘El Veredicto’, la marca nos presenta una sátira sobre todas esas personas que nunca reconocen sus errores a la hora de cocinar una paella valenciana, con un mensaje final que invita a seguir practicando para perfeccionar la técnica. La campaña mantiene el código cinematográfico de las anteriores propuestas, y este año destaca especialmente por el trabajo de maquillaje y dirección de arte, con una estética inspirada en las películas y series distópicas de humor surrealista.

 

Heineken España impulsa la digitalización de la hostelería (con soluciones que reducen un 30% el consumo energético)

En concreto, la cervecera, que cuenta con 125.000 clientes hosteleros, más de la mitad de los bares y restaurantes que hay en España, ha presentado los avances tecnológicos para sistemas de frío en el marco de la Horeca Professional Expo (HIP), el mayor encuentro del sector de la hostelería en España, donde ha mostrado el avance de Eazle, una de las 10 mayores plataformas de 'ecommerce' del mundo, que ya cuenta con más de 20.200 clientes activos haciendo pedidos cada semana y este año aspira a llegar a los 30.000 y convertirse en la mayor de España dedicada a la venta de bebidas.

Inditex perfora sus máximos históricos y sitúa su capitalización en 127.000 millones de euros

Inditex, el gigante textil de mayor peso en el selectivo español Ibex 35, ha cerrado este miércoles en la Bolsa con una subida del 1,77%, a 40,81 euros la acción, un nuevo máximo histórico que le ha permitido situar su capitalización bursátil en un récord de 127.000 millones de euros a escasas tres semanas -el próximo 13 de marzo- de presentar sus cuentas del ejercicio 2023.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.