¿Puede la monarquía británica desprenderse de su pasado imperial?

(Justin Vovk, McMaster University) El 6 de mayo de 2023, millones de miradas estarán puestas en la Abadía de Westminster, en Londres, donde el rey Carlos y la reina consorte Camila serán coronados.

Image description

La coronación llega en un momento crítico para la monarquía británica. Catorce países de la Commonwealth, entre ellos Canadá, siguen teniendo al soberano británico como Jefe de Estado, pero los tiempos están cambiando.

En 2021, Barbados se convirtió en el último país de la Commonwealth en abandonar la monarquía y convertirse en república. Jamaica ha declarado que planea explorar la idea en un futuro no muy lejano.

La coronación es un momento importante para que el rey Carlos muestre a la Commonwealth y al mundo que su reinado será moderno, más eficiente y más sensible al legado del imperialismo británico.

Una coronación moderna

Las coronaciones británicas han estado impregnadas de pompa y boato durante siglos, con algunos elementos ceremoniales que se remontan a hace 1.000 años. Pero en un momento en que la gente en Gran Bretaña y en todo el mundo está preocupada por el coste de la vida y la guerra en Europa, una costosa ceremonia de coronación podría parecer poco sensible y fuera de lugar.

El palacio de Buckingham parece ser consciente de ello. Los medios de comunicación han informado de que Carlos podría reducir la ceremonia a una hora y recortar la lista de invitados VIP de la friolera de 8.000 invitados a 2.000.

Dos mujeres de pie a un lado mientras la gente sentada las observa. Las banderas de Canadá y Nunavut ondean al fondo.
En junio de 2017, Carlos y Camila levantaron cierta polémica por reírse durante una actuación de cantantes guturales en una ceremonia oficial de bienvenida en Iqaluit, Nunavut. THE CANADIAN PRESS/Adrian Wyld

En enero, las autoridades afirmaron que la ceremonia “reflejará el papel actual del monarca y mirará hacia el futuro, al tiempo que estará arraigada en las tradiciones y la pompa de antaño”. Cualquier otra cosa que Carlos decida recortar será una señal de cómo espera ser percibido como rey.

Ya se percibe un mensaje. Esta coronación será más personal e inclusiva que ninguna otra. El palio que se sostendrá sobre la cabeza de Camila cuando sea ungida reina será llevado por sus cinco nietos.

Pasado colonial

La monarquía también quiere controlar las libras que se gastarán en la coronación. El mes pasado se anunció que Camila llevaría la corona de la reina María, fabricada en 1911 para la bisabuela de Carlos. Es la primera vez desde 1727 que se reutiliza la corona de una reina anterior. El palacio dice que lo hace “en aras de la sostenibilidad y la eficiencia”.

Pero la corona es también un recuerdo visible del pasado colonial británico. La corona de la reina María se diseñó para lucir el diamante Koh-i-Noor. Esta piedra preciosa, una de las más antiguas y significativas de la historia de la India, se consideraba una reliquia del poder y la autoridad para gobernar. En 1849, el último maharajá del Imperio Sij “regaló” el diamante a la reina Victoria a instancias del gobierno colonial británico en la India.

Con el tiempo, el diamante se convirtió en parte de las joyas de la corona. Como símbolo del poder imperial británico, se exhibió en la corona de la reina María durante la coronación del rey Jorge V en 1911.

Durante años, muchos han reclamado la devolución del Koh-i-Noor. El fiscal general de la India afirmó durante un juicio en 2016 que el diamante “no fue robado ni sustraído a la fuerza”.

El gobierno indio se retractó rápidamente. El Ministerio de Cultura declaró que quería “devolver el diamante Koh-i-noor de manera amistosa”. Pakistán, Irán y Afganistán también lo han reclamado en un momento u otro.

Explicación sobre el diamante Koh-i-Noor y por qué es controvertido.

Para la próxima coronación, el Koh-i-Noor brillará por su ausencia en la corona reciclada de la reina María. Se utilizarán los diamantes Cullinan que formaban parte de las joyas personales de la reina Isabel II.

Estas piedras se tallaron a partir de la Gran Estrella del Sur o de África, el diamante más grande jamás encontrado. Fue adquirido por el gobierno colonial británico en Sudáfrica en 1905 y se incorporó a las joyas de la corona.

La muerte de la reina Isabel en septiembre de 2022 ha reavivado las peticiones de devolución tanto del Koh-i-Noor como de los diamantes Cullinan. Esta medida podría tener importantes consecuencias para la monarquía, ya que India y Sudáfrica siguen siendo miembros de la Commonwealth pero sin el rey como jefe de Estado.

Hay otros indicios de que la monarquía quiere distanciarse de su pasado colonial durante las festividades de la coronación. El 26 de mayo está prevista la inauguración de una exposición especial de las joyas de la corona en la Torre de Londres.

La historia del Koh-i-Noor será uno de los temas principales, y la exposición promete “explicar la historia de la piedra como símbolo de conquista”. Queda por ver cómo se presentará esa historia.

¿Ayudará el nuevo rey a construir una Commonwealth más pacífica e integradora? ¿Será posible que lo haga un hombre blanco envejecido, ataviado con lo que para muchos son los símbolos de la represión, el privilegio y el colonialismo?

Monárquicos y críticos tendrán que esperar para ver si las señales de modernidad progresista que rodean la coronación se convierten en cambios significativos en una institución con 1.000 años de antigüedad.

Justin Vovk, PhD Candidate, Early Modern History, McMaster University

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

The Conversation

Dejá tu Comentario:

La victoria del PP en las grandes ciudades augura vientos de cambio político en España

(Juan Luis Manfredi, Universidad de Castilla-La Mancha) Las elecciones municipales y autonómicas cada cuatro años en España anticipan preferencias e intención de voto, consolidan liderazgos y arruinan expectativas. Por eso, no conviene extrapolar cifras y tendencias de manera automática. Aunque los vientos de cambio en las elecciones municipales y autonómicas del domingo 28 de mayo son notorios, el comportamiento electoral difiere de una convocatoria a la siguiente.

 

Según informe de PwC y la Fundación CRE100DO las empresas de tamaño intermedio tienen una iniciativa exportadora 20 puntos por encima de las grandes

Las 'empresas de tamaño intermedio' (ETI) son la principal fuerza exportadora del tejido empresarial español, según destaca un informe publicado este miércoles por la Fundación CRE100DO y PwC, en el que se indica que las 125 compañías que han servido de base para este estudio presentan una mayor iniciativa exportadora: casi 20 puntos porcentuales por encima de las grandes empresas y más de 40 puntos respecto a las medianas empresas.

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de cookies.